Cuando los demonios te invaden

Y es difícil bailar con un demonio sobre tu espalda, así que quítatelo de encima

Shake it out de Florence and The machine

Hay días en los que eres incapaz de pensar con claridad. En los que te levantas tremendamente agotado y en los que cualquier cosa te produce nervios o te hace llorar.

Son días en los que lo más fácil sería desaparecer, esconderse y no tener que lidiar con personas ni lugares habituales. Pero realmente, es imposible escapar de ellos. Y esto, por supuesto, conlleva un sufrimiento cada vez mayor.

¿Por qué a mí? ¿Por qué me pasa a mi esto? ¿Qué he hecho yo?

Realmente me lo merezco, seamos sinceros. 

Estas son frases frecuentes que ocupan la mayoría de tus pensamientos. Son frases que tienen millones de respuestas y que cuanto peor estés más negativas son, ¿verdad?

Pero, ¿tienen algún tipo de sentido? Quizás sí. Quizás no. Es difícil definir el sentido cuando la niebla está presente en uno mismo. Si escuchas a tu cuerpo probablemente sientas un nudo en la garganta o un nudo en el estómago, o simplemente tensión. Pero todo ello impide que puedas explicar las cosas como te gustaría realmente. Te sientes incomprendido y bloqueado. No sale. Respira hondo, concéntrate en el nudo y ahora intenta hablar. Habla con alguien que te pueda escuchar: con tu pareja, tus amigos, tu familia, tu terapeuta… Con quien quieras, pero habla. Toma decisiones. Actúa. No te frenes más. ¿Y cómo se hace eso? Pues escuchándote cada vez más. Cuando quieras decir algo, cuando pienses algo y no seas capaz de expresarlo, cuando las fuerzas flaqueen, escucha a tu cuerpo y localiza el “nudo”. Respira hondo y acércate a quien tengas de tu mano o coge el teléfono y comunícate.

El gran problema de la sociedad actual y por lo tanto de muchos de los problemas diarios es sin duda la falta de comunicación. Procura que al menos este no sea tu problema, no sea el que te arrastre a la ansiedad, a la depresión, a la tristeza, a la recaída en una adicción, al estrés, al bajo rendimiento laboral, etc. No te lo permitas.

Como dicen Florence and The Machine: Shake it out (sacúdelo). Echa fuera a ese demonio por medio de palabras.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s