Me aburro

“Son las 7 de la mañana. Suena el despertador. Abro los ojos con esfuerzo, doy una vuelta en la cama y duermo hasta que vuelva a sonar la segunda alarma, deseando que tarde en llegar ese momento. Pasan los 5 minutos pertinentes y vuelve a sonar. Me levanto. Voy al baño. Desayuno. Me lavo los dientes. Me ducho. Me visto. Salgo en dirección al trabajo. Ya son las 09:00h y empiezo a funcionar. No paro hasta las 3. Como algo y vuelvo al trabajo hasta las 20:00h/21:00h (depende del día). Llego a casa. Ceno. Me tiro en el sofá hasta las 00:00h. En este momento me voy a la cama para que mañana se repita el ciclo. Y ya van 3 años sin descanso. ¿Sé lo qué es aburrirme?”

El aburrimiento. Gran palabra que muchos no conocen. Según la RAE aburrimiento significa: cansancio del ánimo originado por falta de estímulo o distracción, o por molestia reiterada. 

Hoy en día esta palabra está condenada. Parece que es malo no hacer nada, tenemos que estar constantemente teniendo planes, saliendo, viajando, etc. El simple hecho de quedarse en casa después de un día de trabajo no está bien visto.

Pero en este artículo no quiero quedarme en la superficie de no hacer nada y listo. Si no en el hecho de que algunas personas cuando sufren. Cuando han pasado por una situación muy difícil en sus vidas, como por ejemplo una muerte de un familiar, una pérdida de trabajo, una adicción a una sustancia, una enfermedad grave, etc., pretenden solucionar este problema a través de la constante actividad.

Es verdad que si una persona que ha pasado por alguna de las situaciones antes descritas, o tú mism@ si te encuentras en un momento así, no sea bueno quedarse en casa y no hacer nada, porque eso incrementará el malestar. Pero cubrir el tiempo de cosas de forma constante tampoco es la solución, ya que lo único que estarás haciendo será poner un parche y punto.

Por lo tanto, es importante que el “aburrimiento” esté presente en tu día a día y…¿cómo hacerlo?

  1. Marca unos horarios. Levántate a una hora prudente (por ejemplo no más tarde de las 10 de la mañana)
  2. Planifica tu día. Por ejemplo sal a caminar media hora después de desayunar, luego ordena la casa, sal a hacer algún recado, etc.
  3. Dedica al menos 45 minutos al momento de la comida. Come con calma. Muchas veces el ajetreo o el mismo estrés provoca que comas en 5 o 10 minutos, pero no. Reserva más tiempo para este momento.
  4. Descansa, abúrrete durante al menos 1 hora al día. No te obligues a hacer nada en ese momento, escucha tus pensamientos, tus emociones y observa cómo te hablas.
  5. Dedica algo de tiempo a personas importantes para ti: pareja, familia, amigos… Ya sea por teléfono o en persona.

Probablemente estos 5 puntos los consideres de lo más obvios, pero quizás no lo sean tanto o no lo estés haciendo. En los puntos 3 y 4 no vale incluir teléfonos móviles, ordenadores o tablets. Se trata de ABURRIRSE, ¡RECUERDA!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s