El gran engaño del miedo

– “Vamos a ir a Tarragona en coche, ¿Te vienes?

– No… no puedo, tengo que ayudar en casa

– Venga, hombre, vamos, seguro que en tu casa lo entienden

– No, de verdad, ojalá pudiera, pero….”

 

– “He cogido dos entradas para el teatro, pensé en ti, ¿te apetece?

– Me siento muy alagado, pero me es imposible, muchas gracias

– Vaya, ¡qué rabia!”

 

– “Necesito que me compres zanahorias, ¿puedes bajar al super?

– Bueno, vale, me visto y bajo (por favor, por favor, que no haya cola para pagar…)”

 

¿Alguna vez te has visto en una situación parecida a las anteriores? ¿Alguna vez has puesto mil y una excusas para no hacer algo o para evitar ir a algún sitio concreto por sentir un miedo a que te pase algo?

Si la respuesta es sí, y se trata de una sensación sostenida en el tiempo, probablemente entenderás lo que significa la agorafobia.

Miedo a estar en lugares o situaciones de los cuales pueda ser difícil o embarazoso escapar o en los cuales pueda no disponerse de ayuda en el caso de tener un ataque de pánico o síntomas similares a los de pánico (mareo, caída, despersonalización, pérdida del control de esfínteres, etc.). Como consecuencia de este miedo, la persona evita las situaciones temidas, las soporta con gran malestar o ansiedad o necesita ser acompañada.

Arturo Bados López, 2003

A nivel de prevalencia, la agorofobia es el trastorno fóbico más común y más incapacitante, afectando en su mayoría a mujeres, con datos que rondan del 65 al 75 por ciento.

Pero, ¿qué puedes hacer para superarlo?

  1. Exponte: enfréntate a lo que te de miedo. La agorafobia, muchas veces, es un miedo a tener miedo, por lo tanto, cuanto antes te empapes de lo que te da miedo, antes lo superarás. Vencerás al miedo con su propia medicina, que no es otra que más miedo.
  2. Cuestiona tus pensamientos: dale otro punto de vista a tus miedos. Escribe en un papel tus pensamientos tras estar en una situación incómoda, que te haya provocado múltiples signos molestos. Después escribe a su lado cuántas cosas de las que te pasaron por la cabeza pasaron realmente. Verás como casi nada, por no decir nada, de lo que pensaste pasó realmente.
  3. Infórmate: lee o acude a un profesional que te explique que es la agorafobia y que le pasa a tu cuerpo ante esas situaciones. No te solventará el miedo pero te ayudará a entenderlo y por tanto te dará poder para atajar el problema. Ya dicen que la información es poder.

Sin duda, no es nada fácil superar el miedo que tienes, y aunque sobre el papel o sobre la pantalla parezca “chupado” no lo es. Pero es fundamental que ganes en seguridad, que tú te creas capaz de superarlo. Eres una persona y como tal tienes debilidades, todos las tenemos, a veces te sientes pequeño o pequeña y ni te reconoces, pero cuando esta sensación se prolongue en el tiempo tienes que tomar medidas. No aguantes un sufrimiento pensando que ya pasará, es temporal. Al igual que cuando te duele la cabeza muchos días seguidos o tienes una tos fuerte vas al médico, cuando tengas miedo acude a un profesional, tu mismo médico de cabecera te podrá derivar a un psicólogo si no conoces a ninguno. Éste te entenderá y te dará pautas adaptadas a ti.

No obstante, asimila lo que acabas de leer y ENFRÉNTATE a la situación. Eres fuerte aunque no lo creas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s