Día de la salud mental. ¿Y ahora qué?

salud mentalSí, hoy 10 de octubre, se celebra el día internacional de la salud mental. Que un día sea declarado de interés mundial significa una llamada de atención sobre una realidad que se considera infravalorada o en la que aún queda mucho trabajo por hacer. Y en lo que se refiere a la salud mental, desde luego que aún queda mucho. Aquí van algunos datos:

  • Aumento del diagnóstico de trastornos psíquicos a raíz de la crisis.
  • Incremento en el consumo de psicofármacos.
  • Alarmante incremento en la tasa de suicidios
  • 129 plazas PIR (psicólogo interno residente) en la convocatoria del 2015 para toda España.

Y a continuación cito textualmente un fragmento del boletín del Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales “Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud”

La mayoría de los trastornos mentales son leves o transitorios y, en la mayoría de los casos, se cuenta con medidas terapéuticas y de rehabilitación efectivas. Además, existe evidencia de que intervenciones enfocadas en la promoción de la salud mental y la prevención de los trastornos mentales incrementan, facilitan la inserción del individuo en la comunidad y disminuyen los costes sociales y económicos.

¿Y bien? ¿Qué pasa ahora? Queda muy bien decir estas cosas sobre el papel, pero se supone que ésto se dice con miras a buscar una solución, a implantar medidas efectivas que hagan realidad el hecho de que estos servicios terapéuticas y de rehabilitación funcionan. Por lo que habrá que poner profesionales al servicio de ellas y disminuir el consumo de psicofármacos, que repito, paradójicamente ha aumentado.

Un problema de salud mental es una “simple” crisis nerviosa, un estado de ánimo bajo, una tensión muscular, una falta de sueño que parece que se hace más continua de lo normal, una irritabilidad constante, una susceptibilidad al mínimo comentario negativo, etc. No hace falta ver monstruos en tu cuarto de baño u oír voces que te digan lo que tienes que hacer. Nuestro cuerpo nos manda señales continuamente sobre lo que nos pasa, sobre las medidas que debemos llevar a cabo, y debemos escucharlas y atenderlas, pero claro, un psicólogo sale muy caro y la seguridad social no lo facilita. Pues nada, nos quedamos como estamos y tomamos una pastilla, que así parece que vamos tirando, hasta que un día explotamos y es mucho más difícil volver a la normalidad y tenemos muchos más problemas que los iniciales…

¿Son o no suficientes los servicios actuales? Saquen sus propias conclusiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s