Actividad física en la tercera edad

ejercicio físicoLa actividad física frecuente y la estimulación ambiental retrasan el deterioro cognitivo que acarrea el envejecimiento.

Oviedo, M.J. Iglesias, 2011

Efectivamente, numerosas investigaciones han puesto de manifiesto como el ejercicio físico y una adecuada estimulación sensorial, motora y social, permiten al cerebro funcionar de forma mucho mas eficiente. Se trata de un buen sistema de prevención y tratamiento de enfermedades. Pero, ¿se practica regularmente?

Según datos recogidos por la Encuesta Nacional de Salud 2011 – 2012, la población es menos activa conforme aumenta la edad, siendo los hombres más activos que las mujeres en todos los grupos de edad.

Las investigaciones con personas de entre 70 y 89 años, con riesgo de sufrir discapacidad y tras un tratamiento de fuerza, flexibilidad, equilibrio estático y dinámico, entre otros, mostraron mejorías en casi todos los parámetros físicos y al final del seguimiento presentaron una menor incidencia de discapacidad (Pahor, et al., 2006).

A continuación se resumen los principales beneficios del ejercicio:

  • Mantenimiento de equilibrio energético y control del peso corporal.
  • Mejora de la masa ósea.
  • Mejor de la movilidad y condición muscular.
  • Retraso en la aparición de la discapacidad, incluida la demencia.
  • Mejora del bienestar mental, reducción de los síntomas de estrés.
  • Mejora de la función cognitiva.
  • Mejora del bienestar social.
  • Mejora de la apariencia física.
  • Incremento de la autoestima.
  • Higiene del sueño.
  • Mejora del equilibrio.
  • Prevención de problemas de ansiedad y depresión.
  • Incremento de las relaciones interpersonales.
  • Mejora de la autoestima e imagen personal.
  • Reducción de riesgo de enfermedades: cardiovasculares, diabetes tipo 2, hipertersión arterial, hipercolesterolemia, osteoporosis, síndrome metabólico, cáncer de mama o de colon.
  • Reducción del riesgo de caídas.

Es decir, se mejoraría en: equilibrio, fuerza, coordinación, flexibilidad y fuerza. Resaltar como especialmente importante la prevención del riesgo de caídas, ya que es una de los problemas más importantes entre los adultos mayores. De hecho, una actividad fisico-deportiva de carácter moderado puede retrasar la pérdida de movilidad de 10 a 15 años (Martín Fernández, 1995). ¿Qué podemos hacer?

  1. Caminar.
  2. Nadar
  3. Bailar
  4. Bicicleta
  5. Tablas de gimnasia
  6. Arreglar el jardín
  7. etc.

Cualquier actividad es buena, pero siempre con precaución y adaptándose a cada persona concreta y a sus problemas de salud o discapacidad, con un asesoramiento personalizado. Se estima que en España, el 13,4% de muertes por todas las causas podrían evitarse si todas las personas inactivas físicamente siguieran las recomendaciones establecidas y llegaran a ser activas.

Venga, ¿a qué esperas? ¡Calzado y ropa cómoda y a caminar! Que para empezar puede ser lo más sencillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s