Rehabilitación neuropsicológica y demencias. Técnicas comunes

estimulación cognitivaEl objetivo principal de la rehabilitación neuropsicológica es la optimización en el funcionamiento físico, vocacional y social de una persona, después de una enfermedad o daño neurológico. Se pretende lograr que el paciente tome más partido de su propia conducta y facilitarle un modelo de actuación que ayude a entender lo que le sucede o mejorar la actuación del paciente en diferentes situaciones.

En el campo de las demencias, las técnicas más utilizadas son las siguientes:

1. Terapia de orientación a la realidad: se pretende reducir la confusión y las alteraciones de orientación y memoria a través de estimulación temporal, espacial y personal. Ayuda a superar los problemas de memoria a corto, medio plazo y de orientación, así como de estimular los componentes cognitivos. Hay dos versiones:

 a) Orientación a la realidad en 24 horas: en el que se establece un programa de                      actividades a lo largo de todo el día para facilitar el trabajo de la técnica y se                        consiga disminuir las ocasiones de desorientación y confusión. Es importante                    también modificar el entorno con la colocación de relojes de gran tamaño,                            calendarios, letreros en las puertas, etc.

b) Sesiones de orientación a la realidad: se llevarían a cabo en grupo, con una                       duración de 30 o 45 minutos y se trabajaría a tres niveles:

– Básico: se tratan y repiten informaciones actuales (hora, día, estación, lugar,                     etc.)

– Estándar: se repasa el nivel básico y se tratan temas actuales y del pasado.

– Avanzado: se establecen discusiones sobre acontecimientos actuales.

2. Reminiscencia: se trata de trabajar la memoria que se mantiene intacta en las fases leves y moderadas de determinadas demencias y otros trastornos. Mediante la activación del pasado personal se mantiene la identidad personal a través del recuerdo de hechos de la vida del paciente. Nunca se realizarán juicios sobre lo correcto o no de esos recuerdos. Y provocará una gran satisfacción en la persona, a la vez que fomenta la comunicación y la socialización.

3. Revisión de la vida: ligada a la anterior. A través del repaso de acontecimientos pasados por medio de fotografías o diarios, se pretende la autoaceptación de la situación actual a través del análisis de la situación pasada.

4. Terapia de estimulación sensorial: se trata de incrementar la función de los sistemas sensoriales para conectar al paciente con su propio cuerpo y con el medio. Se puede trabajar partiendo de ejercicios que fomenten el autocuidado, que lleven a la discriminación de objetos a través del tacto o de la vista, así como aprovechar el momento de la comida o realizar actividades con ella para activar el gusto y el olfato.

Además también se logra trabajar la memoria, al llevar a la evocación para discriminar estímulos.

5. Psicomotricidad: en los pacientes con demencia o deterioro cognitivo la fragilidad, la reducción de fuerza muscular y la inactividad son muy frecuentes. Por lo que a través de diferentes ejercicios,  ya sean musicales, deportivos o de expresión corporal se trabaja el esquema corporal (posicionamiento, localización, equilibrio), el esquema espacial (cuerpo y entorno) y el esquema temporal (nociones de duración, orden, ritmo y periodicidad).

6. Terapia de validación: desarrollada por Naomi Fiel, es un contrapunto a la técnica de orientación a la realidad. Aquí no se pretende redirigir al paciente hasta el momento presente, sino que  se intenta que reasuman su vida desde el pasado. No se intenta reconducir las concepciones erróneas del paciente, sino que se aceptan y respetan.

Esta técnica resulta eficaz en casos en los que la demencia vaya acompañada de síntomas psicológicos y conductuales como ansiedad, agitación, desorientación extrema o alucionaciones.

7. Musicoterapia: tal y como señalé en la entrada anterior: “el poder de la música”, a través de esta técnica se estimulan y trabajan las áreas: físico-psicomotriz, cognitiva, socio-emocional y conductual. Ganando en autoestima, relajación y disminuyendo la agitación.

Éstas son las técnicas más frecuentemente empleadas en pacientes con demencia. No obstante, la psicoterapia es otra técnica que también es importante al considerarse una herramienta esencial en la rehabilitación , aunque muchas veces, cuando se habla de psicoterapia en ancianos se recurre a ideas obsoletas o prejuicios hacia la misma, al considerar imposible un cambio en el mayor o considerar como inevitable y normal la aparición de ciertos síntomas o patologías a estas edades. Muchas son las terapias específicas para personas mayores, que el profesional ha de adaptar a cada caso concreto, pero éste, es un tema que abordaré en otra entrada de manera más extensa.

Por tanto, la rehabilitación neuropsicológica es eficaz y por supuesto, ha de ser llevada a cabo por diversos profesionales de manera interdisciplinar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s