Mujeres discriminadas

discriminación¿Qué es la discriminación múltiple?

Cuando hablamos de discriminación múltiple unimos género con factores como la etnia, la edad, el estatus socioeconómico, la orientación sexual, la diversidad funcional, la localización geográfica, el nivel educativo o los modelos de socialización en el país de origen.

La exclusión social afecta no solo a lo económico, sino también a lo relacional y a la salud individual, dificultando el pleno ejercicio de los derechos de la ciudadanía. En el caso de las mujeres habría que considerar:

  • Mujeres inmigrantes: en las últimas décadas, en España, se produjo un cambio en los flujos migratorios con su feminización. Representan un 46% de la población inmigrante y además de presentar ciertas peculiaridades y necesidades distintas, al igual que los hombres inmigrantes, como de la población femenina nacional, se produce una alta concentración en determinadas ocupaciones relacionadas con el cuidado doméstico y la atención a la dependencia, principalmente.
  • Mujeres con discapacidad: aproximadamente un 60% de las personas con discapacidad son mujeres, y sigue existiendo una brecha enorme entre ambos géneros, estando ellas recluidas al espacio doméstico. La discapacidad no es un fenómeno individual, sino un fenómeno socialmente construido.
  • Mujeres reclusas y ex reclusas: la estancia en prisión supone la pérdida de multitud de oportunidades para el desarrollo personal y social. En el caso de madres reclusas, el internamiento dificulta la creación de relaciones afectivas de calidad entre madres e hijos.
  • Mujeres prostitutas y víctimas de trata: aunque no hay datos oficiales sobre el número de mujeres sujetas a la trata de blancas, apoyándose en datos del número de mujeres prostitutas, el Plan Integral de Lucha contra la Trata de Seres Humanos con fines de explotación sexual incluye medidas específicas para abordar este problema.
  • Mujeres dependientes del consumo de sustancias tóxicas: las mujeres son más propensas al consumo de tranquilizantes e hipnóticos en relación a los hombres. El consumo de drogas suele interrumpir su etapa de preparación para el mercado laboral y suelen presentar una menor cualificación profesional y experiencia laboral.
  • Mujeres mayores: éstas, siendo las que más contribuyen al bienestar de la sociedad, son las que menos se benefician de las prestaciones del sistema. Suelen vivir solas con más frecuencia que los hombres, tienen ingresos más bajos, sufren más enfermedades y trastornos crónicos y tienen peor percepción subjetiva de su salud y calidad de vida.

Las mujeres suelen presentar un índice mayor de pobreza en relación a los hombres y si ésto lo unimos al aumento de las familias monoparentales, en las que ellas son las responsables del núcleo, debido a los cambios sociales, nos situamos ante un mayor riesgo de exclusión social que el resto de hogares.

Pese a estar en el año 2015, la sociedad española aún es en cierta medida patriarcal. Por supuesto ha habido numerosos avances en materia de género, pero aún nos asaltan noticias en las que vemos como los hombres adolescentes consideran que el control sobre la mujer no es un tipo de violencia o como las mujeres tienen que trabajar alrededor de 80 días más que los hombres para percibir el mismo salario que ellos, estando en una misma empresa y ocupando idéntico puesto.

¿Qué se está haciendo mal? ¿Qué no se está haciendo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s