Guiones sentimentales

“Acusar a los demás de las desgracias propias es la vía de la ignorancia; acusarse a sí mismo significa comenzar a entender; dejar de acusar a los demás y a uno mismo es la vía de la sabiduría”

Epicteto

Ante un problema (y en las relaciones de pareja son millones) lo importante es buscar soluciones, no culpables. Es frecuente que se recurra al, tan de moda últimamente en los debates políticos, “y tú más” para intentar calmar los sentimientos propios. Una pareja se compone de dos, por lo que si algo va mal no es un problema individual, sino conjunto, por lo que la vía correcta es mirarse a uno mismo y al problema, para poner remedio y no encontrar culpables.

La cita con la que comienzo la entrada se encuentra dentro del libro “Los errores de las mujeres (en el amor)” de Giorgio Nardone y en el que me apoyaré para redactarlo. El título probablemente provoque una reacción común: ¿y qué pasa con los hombres?. Nardone no trata de buscar responsables sino que se centra en las mujeres al ser las más habituales a la hora de mostrar sus miedos, inseguridades o dudas sentimentales en una situación de terapia. Claro que por supuesto, ellos también tienen inseguridades y dudas, pero a ellos ya les tocará. Redactaré los guiones de tal manera que puedan valer para ambos sexos.

Nardone habla de 17 guiones sentimentales. Pero, ¿a qué se refiere?

Estos guiones o patrones de relación, son comportamientos aprendidos que se repiten una y otra vez, no son patológicos, pero someten a la persona a un malestar. Son mecanismos automáticos adoptados a través de asimilación y adaptación, que se convierten en un problema al volverse rígidos, siendo la persona incapaz de modificarlos aún cuando obtiene de manera repetida, resultados negativos. Ya se dice que el ser humano tropieza una y otra vez en la misma piedra, pues a ésto se debe, a la rigidez en el guión.

¿Cómo describe Nardone estos guiones? Comencemos:

1. El hada: se caracteriza por no dar peso a los problemas, sino que con el fin de Hada mantener a flote la relación por encima de todo, pasa delicadamente por alto cualquier agravio o error que se presente. Al darse cuenta de que este rol no funciona, sino que solo acumula y acumula pero no resuelve, intenta convertirse en lo contrario, pero al no ser capaz de gestionar la maldad de los demás, se acaba volviendo en su contra.

2. La que busca el príncipe azul: en este caso se trata de una mujer

príncipe azulcon una elevada estima de sí misma y en virtud de ello considera que se merece a una pareja que sea perfecta. Al darse cuenta de que la perfección ansiada no existe, se acomoda en relaciones que no la satisfacen tanto como le gustaría, llevándola a una frustración convertida en desilusión.

3. La bella durmiente: este perfil busca a una pareja parecida a ella, con una vida más o La-bella-durmientemenos ordenada, cómoda, inteligente… parecido al perfil anterior, un hombre más o menos perfecto, por lo que espera el tiempo necesario para que aparezca, aunque ante la ausencia del mismo, se contenta con el “buen chico/a” esa persona que le de tranquilidad, pero que no la satisface en todos los sentidos de la relación, por lo que puede llegar un momento en el que necesite buscar nuevas sensaciones, pudiendo aparecer el adulterio y la transgresión. Pero con el tiempo se da cuenta de que no es lo que realmente quiere y retorna sobre sus pasos.

4. La besadora de sapos: autoengaño es su palabra. Quiere convertir a la pareja en unasapo2 persona mejor. El problema: suele optar por aquellas violentas o agresivas.

5. La seductora: su rasgo dominante es la sensualidad unida a la gracia. El problemaseducción viene cuando en todo momento ese rasgo seductor es su principal papel, ya que puede volverse en su contra. La pareja puede sentir inseguridad o ella misma puede mostrarse infiel finalmente.

6. La amazona: suele caracterizarse por un perfil de éxito tanto laboral como social,amazona inteligente y con gran capacidad de síntesis, tendiendo a buscar parejas con el mismo rasgo de liderazgo que ellas, pero suele ir de pareja en pareja hasta dar con una que le haga frente.

7. La camaleónica: son aquellas personas que no tienen una identidad marcada ni un camaleónicadeseo de afirmación personal. Se muestran dóciles y sumisas, sin importar variar sus gustos para satisfacer los de la pareja. Estas relaciones se rigen por la complementariedad entre la necesidad de sentirse protegido por un lado y fuerte por el otro. El problema: el tedio de la rutina.

8. La bruja: su estilo de vida es la vulgaridad y la agresividad. Su rasgo dominante es labruja transgresión. Tiende a ir de pareja en pareja de forma ocasional, sin conseguir relaciones duraderas.

9. La depredadora: su principal objetivo es lograr la estabilidad y la busca de forma

celosactiva. Una vez que encuentra la pareja que considera adecuada actúa mostrando inseguridad y celos, ante el miedo de perder al otro/a. Además, muchas veces, movida por el ansia de encontrar esa estabilidad se conforma con una persona que no la satisface en todos los ámbitos, teniendo multitud de carencias.

10. La enfermera de guardia: es una persona altruista, siempre dispuesta a ayudar. Elenfermera rol de la relación es enfermera-enfermo. Por lo que al conseguir sacar a la pareja de los problemas la relación termina, bien por decisión de la pareja, bien por decisión suya al buscar otra persona a quien curar.

11. La desbordante: es una persona llena de energía, suele ser triunfadora en todas susdesbordante esferas de su vida y es sabedora de ello, por lo que a la pareja le transmite esa energía desmedida. Temiendo que la pasión y ganas iniciales se transformen en indiferencia somete a la otra persona a una asfixia, llevando a un intercambio de reproches que acabará con la relación, provocando una fuerte frustración en ella.

12. La moralista: se caracteriza por una personalidad rígida, con unos principios y reglasmoralista muy establecidos e imposibles de saltar, considerándolos una auténtica verdad moral. Sus parejas se mueven en el mismo código de reglas y hay poco espacio para el sexo  y la sensualidad. Suelen formar una familia rápido, aunque el devenir de este guión suele llevar al polo totalmente contrario, convirtiéndose en una buscadora de “sensaciones embriagadoras”.

13. La ejecutiva: esta persona asume todas las decisiones y responsabilidades de laejecutiva pareja, organizando absolutamente todo. No acepta los fracasos, por lo que ante infidelidades constantes de su pareja ella los prefiere ocultar para conseguir el control de la relación, pero al no ser capaz y teniendo que rendirse a la evidencia lleva a una tragedia.

14. La timonel: aquella que ayuda a la pareja a conseguir lo que ésta no consigue sintimonel ayuda, trabajando fielmente para conseguir desbloquear los talentos latentes. Suelen estar con personas con baja autoestima, dependientes que una vez que logra darles fuerza escogen otros caminos.

15. La buque escuela: es un papel muy similar al anterior con la diferencia de que lasbuque escuela parejas suelen tener una edad muy inferior a la suya. La timonel se caracterizaba por abnegación y sacrificio. En este caso por el goce de enseñar y volver a la frescura de años pasados.

16. La que lame las heridas: esas personas que se unen a otras que acaban de terminarlame heridas una relación y aún están débiles, dando su apoyo incondicional para sanar ese dolor. El problema: la relación suele tener una pronta fecha de caducidad, ya sea porque vuelve con la pareja anterior o porque se va de su lado.

17. Penélope: es una mujer virtuosa, a todas luces cercana a la perfección: guapa, penélopeelegante, sobria y esquiva ante sus posibles pretendientes, inteligente e independiente sin abusar nunca de la paciencia de la pareja con sus problemas. El problema: esa perfección suele acercar a la pareja a la transgresión.Una variante de este guión es el de la amante que espera a que su pareja abandone su vida por ir con ella, pero nunca parece llegar ese momento, mientras ella espera y espera.

Estos guiones, que pueden parecer tópicos, son muy habituales en las consultas actuales. Como decía al principio no son patológicos, sino que la rigidez los convierte en perjudiciales.

¿Qué hacer?

1. Convertir los patrones comportamentales en flexibles y amoldables: es imposible cambiar la personalidad por completo, pero si que es posible controlar las propias tendencias, modulándolas y reorientándolas para que sean cada vez más funcionales y no cristalicen en un esquema fijo.

A través del “autoengaño estratégico” se crearán imágenes que lleven a provocar reacciones viscerales e involuntarias en contra de las sensaciones sentidas.

2. Observación y acción: para evitar el encasillamiento en un guión que provoca malestar se deben incorporar distintas modalidades de relación. Distintos comportamientos que al repetirlos y obtener resultados se hacen propios y balancean el sentimiento inicial. Es relativamente fácil llevarlo a cabo ya que ninguna persona tiene un único patrón de los descritos anteriormente, sino que se mueven entre varios (p.ej. hada-seductora o la bruja-amazona). Se trata de oscilar entre los guiones para coger lo mejor de cada uno.

3. Respeto: tal y como comenzaba el escrito, no se trata de buscar culpables, sino de respetar a la otra persona. Con el respeto se consigue mantener esa complicidad inicial, ese contacto continuo que lleva a una fuerte alianza entre ambos miembros de la pareja.

¿Os sentís identificados con alguno de los guiones? ¿Sentís que se reproducen en la vida real? ¿Soléis buscar culpables en lugar de soluciones? 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s